Portal de Relaciones Públicas     
   
 

CONTENIDOS


Apuntes-Tesis


 
 Artículos

 Biografías

 Glosario Técnico

 Bibliografía


RECURSOS


 Correo

 Chat

 Foros

 Bolsa de trabajo

SERVICIOS


 Diario de prensa

 Guía de medios

 Guía de empresas

 Newsletter

 ¿Dónde estudiar?

CAPACITACIÓN


 Aulas virtuales

 Comités de crisis

 Test de RRPP

 Cruci-RRPP

Institucional

Colaboradores

Recomendados

Publicidad

 

 

 

 

 

 

 

 

Apuntes-Tesis » Comunicación
 
 
 
COMUNICACIÓN INSTITUCIONAL


Comunicación institucional en Argentina: organizaciones gravitantes y opciones para el campo de conocimiento

Cristina Baccin

Facultad de Ciencias Sociales (UNICEN) – Argentina

cbaccin@soc.unicen.edu.ar


Introducción

La comunicación como campo profesional dirigido a escenarios institucionales, ha avanzado al compás de los ritmos de la gravitación del Estado en nuestras sociedades latinoamericanas y, más aún, de sus centramientos y descentramientos respecto a su rol de garante del Bienestar o garante del laissez-faire en relación a la satisfacción de las necesidades de la ciudadanía.

Esa oscilación recorre la historia de nuestros estados latinoamericanos y en el último período las unidades estado-nación se debilitaron particularmente debido a factores determinados por las economías globalizantes y por el avance tecnológico. Las empresas transnacionales atravesaron y atraviesan la vida de los latinoamericanos abriendo una honda fisura en el vínculo que la ciudadanía sostenía con el Estado como gravitante de la sociedad.

Durante el último período de reapertura democrática, la oposición dictadura-democracia fue uno de los principales ejes de funcionamiento del Estado. En el caso de Argentina, se abrieron para los comunicadores espacios vinculados al Estado y a proyectos políticos y sociales con interlocutores institucionales aún legítimos tales como, los partidos políticos. Se podría decir que fueron analistas y productores en ámbitos delimitados por una preocupación predominante de reinstalación de derechos cívicos y, en modo secundario, de la generación de mecanismos de participación.

El funcionamiento del país desde una matriz estado-céntrica es jaqueado por la gradual y luego profunda implementación de políticas neoliberales. La inserción del campo profesional del ámbito institucional se desplaza hacia el sector privado y las orientaciones de los estudios que implicaron investigación, producción y educación en escenarios institucionales se debilitaron profundamente sobre la base de una creciente gravitación del mercado como eje. La crisis desencadenada en diciembre del 2001 descubrió en la sociedad civil otro eje de gravitación de la vida institucionalizada argentina.


Estado, mercado, sociedad civil

En la reinstauración democrática argentina, durante los años 80, la prioridad de la oposición democracia vs. dictadura y la reapropiación del Estado por parte de la sociedad civil dominaba el ánimo de la sociedad e incidió marcadamente en el diseño o modificación de los planes de estudio de comunicación en Argentina. Hasta ese momento, en las Universidades donde había subsistido la carrera, el perfil predominante se dirigía hacia el ejercicio profesional en medios de comunicación masivos. Los primeros cambios se orientaron hacia la formación en comunicación social con un sentido más amplio que la comunicación masiva, vinculado a iniciativas sociales, políticas, comunitarias y educativas (si bien no necesariamente, esos cambios fueron acompañados de una puesta en cuestión de los paradigmas de comunicación dominantes). Entre ellas, la orientación hacia comunicación institucional comienza instalarse parcialmente.

El predominio de políticas neoliberales en los años 90 desplazó el eje de gravitación institucional desde el Estado como garante y protagonista del bienestar social, político y económico hacia las empresas de capitales transnacionales o de capital nacional monopólico, con la activa intervención de un funcionariado político local en dicha transformación de la estructura socio-económica del país. En dicho proceso, se debilitaron instituciones que habían sido protagonistas y espacios de identidad de amplios sectores sociales, tales como los sindicatos, las empresas públicas con larga trayectoria en la contención de certezas de vida (laborales, de espacios públicos, de pertenencia, de proyectos de vida, etc.) y, en particular, los partidos políticos en simultaneidad con las instituciones garantes del funcionamiento democrático: la Justicia y el Parlamento.

Durante la década de los ´90, el Estado actuó centralmente para crear condiciones a beneficio de las fuerzas económicas que las requerían para la liberalización de los factores de mercado cuyos resultados implicaron la concentración de la riqueza, la pérdida de los capitales estatales en beneficio de capitales privados y la precarización de la fuerza de trabajo (si bien en Argentina, se puede remontar el inicio de dicho proceso a la última dictadura militar).

De ese modo, las empresas privadas y privatizadas concentraron el monopolio de los principales servicios públicos, la producción de recursos estrátegicos (petroleros, siderúrgicos, energía eléctrica), la administración de fondos ciudadanos (administradoras privadas de los fondos de jubilaciones y pensiones) y los capitales financieros; desplazaron así la gravitación institucional del Estado en la sociedad hacia las “invisibles” fuerzas de mercado. En dicho escenario, la única expectativa parecía ser la formación de comunicadores institucionales y su inserción en la perspectiva de la instrumentalidad de la comunicación como eje del diseño de imagen y del marketing de las corporaciones en Argentina.

En modo análogo a lo que sucede ahora en Argentina, en Brasil, hace casi diez años, C. K. Peruzzo proponía la necesidad de una nueva perspectiva para el campo de las Relaciones Públicas (área de conocimiento y de aplicación cercana a lo que se denomina en Argentina como Comunicación Institucional). La autora describía unas “nuevas” Relaciones Públicas al replantearse su rol. Decía que en los años 80, “las relaciones públicas eran concebidas teóricamente y prácticadas mayoritariamente como instrumental al servicio de capitales, de los gobiernos y de la hegemonía de las clases dominantes”. Los cambios que se estaban produciendo en el campo de la dinámica de la organización popular en Brasil implicaban la necesidad de repensar las relaciones públicas involucradas con el interés público: se trataba de los movimientos sociales como nuevos protagonistas de la sociedad y, particularmente, sus nuevas modalidades organizativas como campo de acción de esta comunicación especializada.

En Argentina, la movilización y las demandas expresadas por la ciudadanía en el último período de crisis, impelen también a incorporar la dimensión socio-política en el campo de la comunicación institucional, a partir de que se trata de una ciudadanía con un alto valor por la institucionalización como lugar de reivindicación de sus derechos; ello se puede decir porque ha reclamado y demandado, a partir de la organización civil como su principal recurso. Se trata en algunos casos de incipiente nivel de organización, en otros, de modificación de los modos de organización preestablecidos para restablecer la contención pública desde normas consensuadas para el logro de metas solidarias.

Ello coloca el lugar del conflicto interinstitucional como uno de los objetos del campo de la comunicación institucional que implica el conflicto entre los intereses de complejos conglomerados económicos transnacionales -cuya visibilidad es difícil de gestionar en la transacción- con los intereses de ciudadanos, de consumidores y de sectores sociales perjudicados.

En varias ocasiones, dichos intereses fluyeron con los rápidos e invisibles circuitos financieros internacionales donde los establecimientos (bancarios, financieros) se perdían en la ubicuidad que permite la rápida circulación en dichos circuitos protegidos por la opacidad con que la dirigencia política avalaba dichos intereses.

El espacio de las negociaciones públicas -reabierto a través de la interpelación ciudadana y reapropiado por dirigencias políticas (luego de una elección presidencial que legitima el Poder Ejecutivo mediante el mecanismo de la votación)- se sostienen mediante la construcción de consensos parciales y graduales que responden a la compleja trama de intereses empresariales, de los derechos como ciudadanos y de los intereses como consumidores pero en particular, basado en un ejercicio del poder ciudadano institucionalizado mediante nuevas modalidades.

Los movimientos sociales y la creciente participación civil en diferentes áreas específicas son el impulsor para el ejercicio de la libertad de expresión. Según el Informe 2000 del PNUD, uno de los acontecimientos diferenciadores más importantes de la última década en el mundo, fue el crecimiento vertiginoso de Organizaciones No Gubernamentales: aumentaron de 23.600 en 1991 a 44.000 en 1999. En el caso de Argentina, durante el año 2002, según estadísticas privadas, hubo un promedio en el país de cincuenta movilizaciones populares diarias por diferentes reivindicaciones, la mayoría dirigidas al Estado (Página 12, 17/5/03).

Se trata de un nuevo desplazamiento de gravitación institucional que interpela el plano académico. Es un espacio de acción que implica para el campo académico de la comunicación institucional un replanteo en vinculación a las siguientes opciones epistemológicas, metodológicas y éticas:

1- Epistemológicas:

Trabajar sobre paradigmas que focalicen la comunicación como proceso y no como resultado: si bien ello resulta algo aparentemente obvio, suele subyacer a las aplicaciones profesionales concretas un modelo unidireccional (a veces, con variantes) y el sobredimensionamiento del nivel instrumental de la comunicación en relación al marketing

Focalizar la cultura organizacional como uno de los ejes de la construcción de valores y de referencialidad temática para comprender nuevas modalidades organizativas, de consenso o de tensión en los escenarios públicos

Concebir a las organizaciones como una creación permanente y contribuir a su des-naturalización lo que implica potenciar los procesos de transformación de “grupos-objeto” a “grupos-sujeto”

Focalizar la atención sobre la constante tensión entre la dimensión de lo instituido y lo instituyente definiendo los límites de los escenarios de trabajo, sobre la base de los acontecimientos específos que se traten

2- Metodológicas para la diagnosis y la proyección:

Incorporar más centralmente metodologías cualitativas ya que permiten profundizar sobre las dimensiones de valores, sensibilidades y vínculos afectados por la referencialidad temática que se trabaje

Concebir propuestas de comunicación que involucren la devolución diagnóstica como proceso de aprendizaje sobre la propia práctica

Diseñar proyectos que no disocien “un afuera y un adentro” complementando cada una de las fases de cambio con objetivos de aprendizaje fundados en la perspectiva dialógica; de manera que, el conocimiento tácito que se produce en estos procesos de cambio pueda constituirse en capital de sus protagonistas.


3- Éticas:

Involucrar uno de los derechos humanos básicos, el derecho a la expresión (Artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos) como derecho a la comunicación afectado por las modificaciones estructurales que produjo la aplicación de políticas neoliberales en nuestros países. La libertad de expresión en los ámbitos de trabajo ha sido particularmente afectada a partir de la flexibilización laboral y la creciente desocupación. El temor por la pérdida de los lugares de trabajo -debido al retroceso en las conquistas laborales en el marco de la vigencia única del mercado como mecanismo económico-, hace poco factible no sólo la vigencia del artículo 19 sino también el artículo 20 y 23 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. La pérdida de legitimidad de los ámbitos gremiales como asociaciones de defensa de derechos laborales y en particular, el debilitamiento del Estado como garante de condiciones de trabajo dignas, presentan un panorama de profunda vulnerabilidad para ejercer el derecho a comunicar desde la posición de los trabajadores. Sin embargo, en nuestro país, experiencias de reapropiación por parte de trabajadores de empresas abandonadas por sus propietarios, muestran el surgimiento de otra modalidad de comunicación en los lugares de trabajo.

En el caso de la especialidad en Comunicación Institucional, es imprescindible acompañar el ritmo de su aplicación en relación a las necesidades de nuevas modalidades de organización que se producen en nuestros territorios, en vinculación a un desafío doble:

Profundizar la investigación en el campo, que por excesiva demanda de aplicación al ritmo de las demandas, pierde riquísimas experiencias que implicarían el desarrollo de reflexiones teóricas propias. Si hay algo que distingue la producción de la comunicología en Latinoamérica es su permanente vinculación con las problemáticas de sus territorios y la existencia de docentes e investigadores comprometidos con su entorno dentro y fuera del recinto áulico.

Orientar los procesos de enseñanza-aprendizaje hacia prácticas que involucren a los estudiantes como sujetos de dichos procesos, en especial en cuanto al desarrollo de su capacidad de adecuación a condiciones cambiantes


A modo de conclusión

Una perspectiva constructivista de la creación y desarrollo de la imagen de una organización o de la gravitación de un acontecimiento en una red interinstitucional, podría dar respuesta a la focalización en el concepto de imagen como construcción del marketing que se diseña primordialmente con productos comunicacionales. A. Mattelart sostenía al respecto: “Sólo el cinismo o el refugio en una torre de marfil académica pueden impedir que se admita que la market mentality, según el término del historiador Karl Polanyi , se ha vuelto insidiosa en nuestra disciplina y que es una de las causas del retorno de múltiples formas de empirismo”. La misma preocupación también es explicitada por E. Brandâo. Al analizar el caso de Brasil se pregunta “cómo rescatar la dimensión política de la sociedad, olvidada en este mundo “marketinizado” donde la opinión pública es sinónimo de segmento de mercado”; llama la atención sobre el olvido de la dimensión social y política de la profesión en el actual panorama de desarrollo del trabajo que concentra la imagen corporativa, sobre la base de la comunicación como instrumento del marketing.

Estamos en un tiempo económico dominado por la producción de un capital intangible: el conocimiento. Dicho capital intangible no se puede producir sin el sustento de la comunicación como eje de la producción, circulación, distribución y socialización del conocimiento. Se requiere pensar en la comunicación como portadora y portante de conocimiento en el sentido que planteáramos como gnoseocomunicación, siendo los ámbitos de acción transformadora los principales productores de conocimiento tácito, tal como estamos vivenciando en los procesos de institucionalización de nuestros países. Se trata de rescatar el espacio de los valores y las culturas latinoamericanas, sus diversidades y riquezas en vinculación a necesidades propias y diferentes modos de resolución y organización.

Repensar el campo de la comunicación institucional como una construcción vinculada a las necesidades de nuestras gentes y nuestros territorios es sustancialmente diferenciador respecto a los trabajos que exponen teóricos y pragmáticos vinculados a demandas específicas de países desarrollados. De lo contrario, la comunicación institucional en Latinoamérica será sólo una escenografía en la que el profesional será el maquillador de la puesta en escena de otros: otros teóricos, otros pragmáticos, otros actores, otros sujetos y ... otro guión.



Bibliografía:

A. Mattelart (1994). “Utopía y realidades del vínculo global.Para una crítica del tecno-globalismo”. En Diá-logos de la Comunicación N. 39. Lima, junio.

C. K. Peruzzo (1994). “Relaciones públicas, movimentos populares y transformación social”. En Diá-logos de la Comunicación N. 39. Lima, junio.

E. Brandâo – Bruno Carvalho (2002). “Imagem corporativa: marketing da ilusâo”. En: J. Duarte (org.). Assessoria de imprensa e Relacionamento com a Mídia. Ed. Atlas. Sâo Paulo.

D. García Delgado (1994). Estado y Sociedad. La nueva relación a partir del cambio estructural. Tesis Norma. Buenos Aires

N. Lechner (1995). La reforma del Estado y el problema de la conducción política. En: Perfiles Latinoamericanos. Revista de la Sede México de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales. Año 4. No. 7. Dic. 1995

C. Baccin (2002). La gnoseocomunicación: una perspectiva posible para tiempos de crisis. En: Comunicaçâo e Educaçâo. 2º. Semestre 2003. ECA/USP (en prensa)

PNUD (2000). Informe sobre Desarrollo Humano. Ediciones Mundi-Prensa. Madrid.

-------------------------------------------------------------------------------------------

Fuente: http://www.eca.usp.br/
 

 
 
 
  prensa
 

                                           Agregar a Favoritos Haznos tu Pagina de Inicio   
 

El contenido de las notas y artículos firmados no representan, necesariamente la opinión de RRPPnet, siendo exclusiva responsabilidad de sus autores.

   

  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
     
 

 

 ¿Dudas?
Foro S.O.S
General RRPP
Ver todos
 

 Libros
Consulta la biblioteca de libros

 ¿Alguna palabra sin  comprender?
Glosario Técnico

 Regístrate!!!
comunicacion corporativaAccede a secciones "exclusivas" para registrados

Sugerencias
comunicacion institucional1Envía una noticia
comunicacion institucional2Envía tus apuntes
comunicacion institucionalPublica un artículo
comunicacion institucional3Dicta un curso

Página Principal | Acerca de RRPPnet | Editora |Publicidad en el Portal| Contactos |


Desarrollado por:
NM Comunicaciones ™   © RRPPnet . Todos los derechos reservados.  Términos y Condiciones.