rrpp.gif Portal de Relaciones Públicas     
 

 

 

 
 
 

CONTENIDOS

rrpp
Apuntes-Tesis
relacionespublicas

 
 Artículos

 Biografías

 Glosario Técnico

 Bibliografía


RECURSOS

 


 Correo

 Chat

 Foros

 Bolsa de trabajo

 

SERVICIOS

 


 Diario de prensa

 Guía de medios

 Guía de empresas

 Newsletter

 ¿Dónde estudiar?

 

CAPACITACIÓN

 


 Aulas virtuales

 Test de RRPP

 Cruci-RRPP


Institucional

Colaboradores

Recomendados

Publicidad

 

 

 

 

 

 

 

 

Artículos »
 
RELACIONES EN EL TRABAJO

 

Tratemos de imaginarnos ,como dice John Grey que los hombres son de Marte y las mujeres de Venus y en base a ello pensemos que las ideas sobre la comunicación relevadas en estos planetas en el trabajo son universales. Se aplican a todos: directores generales, ejecutivos, gerentes, consultores ,trabajadores ,asistentes y secretarias.

 

A pesar de las complejidades existentes en las diferentes áreas de una empresa , la buena y la mala comunicación entre hombres y mujeres determina el éxito de una compañía. La habilidad para comprender mejor a los hombres y las mujeres proporciona a ambos y a las compañías, por supuesto, una ventaja competitiva muy apreciada, que no sólo ayuda a que ambos se relacionen mucho mejor con sus compañeros sino que además esas relaciones ayudan al éxito de la compañía o empresa a la que pertenecen.

 

Al conocer las diferentes formas en que hombres y mujeres se comunican y buscan la solución de problemas, se tendrá un estímulo extra para ganarse el respeto, el apoyo y la confianza que se merece. Al aprender a respetar las reglas no dichas y los valores de hombres y mujeres, desarrollará la habilidad de cambiar de acuerdo con lo que sea más apropiado.

 

En el trabajo somos tan diferentes como si viniéramos de distintos planetas. Los hombres son de Marte y las mujeres son de Venus. Al comprender mejor esas diferencias, en lugar de chocar, nuestros mundos pueden unirse con mayor armonía, cooperación y colaboración .Con demasiada frecuencia, los hombres no reconocen el valor que las mujeres proporcionan al lugar de trabajo, mientras que las mujeres desconfían del apoyo que es posible recibir de los hombres. Además  no es sencillo entrar en el lenguaje de los otros, comprender los matices, entender lo que se quiere decir realmente...

 

Esta diferencia es especialmente significativa en la relación entre hombres y mujeres, dado que la misma fisiología y la psicología enmarcan de una forma diferente el ser del hombre y el de la mujer.

 

 Es por eso que para tener éxito en el trabajo se requiere que utilicemos una parte de nosotros que encaje en nuestros papeles cambiantes. Un mayor conocimiento de las diferencias de género aumenta la flexibilidad para adaptar nuestro estilo instintivo de relaciones a un estilo más apropiado. La habilidad para conseguir el éxito aumenta cuando se es capaz de adaptar el estilo a las necesidades de cambio de otros. Sin el reconocimiento de las diferencias, difícilmente se podría dar un paso adelante en la comunicación entre hombres y mujeres. Las diferencias anatómicas y fisiológicas hacen que la mujer tenga algunos sentidos algo más desarrollados; por ejemplo, el cuello calloso que conecta los dos hemisferios cerebrales puede ser el doble de ancho en la mujer que en el hombre. Esto es lo que determina en la mujer una mayor capacidad de relación entre actos y sentimientos, y entre elementos diversos en una misma situación. Incluso el ego de la mujer también hay que entenderlo siempre desde esta relación. «Es preciso conocerse más para ser libres y comunicarse». Y aquí tanto el hombre como la mujer deben hacer un esfuerzo para borrar los estereotipos y establecer una relación basada en el respeto mutuo aprendiendo las bases de las diferencias.

 

En el lugar de trabajo, toda situación e interacción dicta una forma diferente de expresarnos por lo tanto lo que es apropiado en un ambiente no necesariamente lo es en otro. Con un mayor conocimiento de lo que se requiere, podemos utilizar la parte de nosotros que se necesita. Con un mayor número de hombres y mujeres que trabajan juntos, necesitamos una capacitación avanzada para comprender lo que es un comportamiento apropiado. Igualmente no hay “una forma” de comportamiento. La acción apropiada necesita de intuición, tacto, flexibilidad y sabiduría. Y precisamente, con un mayor conocimiento acerca de las diferencias entre hombres y mujeres se pueden desarrollar estas habilidades para elegir respuestas y comportamientos más apropiados. No es necesario que los hombres se comporten como mujeres o que las mujeres lo hagan como hombres. Además es notable que estos dos planetas tienen diferentes valores y sensibilidades, por eso al no tomar las cosas en forma personal y al saber cómo evitar molestar a los demás sus días en el lugar de trabajo serán más fáciles y satisfactorios. Al aprender a promover el respeto y crear confianza entre hombres y mujeres, todos se benefician.

 

Al comprender que las mujeres piensan, sienten, reaccionan en formas diferentes, los hombres tendrán la percepción necesaria para demostrar respeto por las mujeres y se ganarán su apoyo.

 Pero la realidad nos muestra que el desafío de una mujer en el lugar de trabajo es mucho mayor que el de un hombre. Tiene que introducirse en una jerarquía ya existente de control y poder.

Alcanzar el éxito precisa del cambio en hombres y mujeres. Cada interacción en el lugar de trabajo para los hombres y mujeres requiere que adaptemos nuestros enfoques instintivos. Si las mujeres comprenden que los hombres piensan, sienten, reaccionan de manera diferente, tendrán la perspicacia necesaria para efectuar cambios pequeños, pero significativos, en su forma de comunicarse, con lo cual obtendrán más apoyo.

Cuando los hombres y las mujeres aprenden las claves mutuas para ganarse el respeto y la confianza en sus diferentes mundos, las puertas del éxito, la cooperación y la colaboración continuarán abriéndose.

 

Es por ello que se observa que muchas de la compañías más grandes del mundo poseen equipos de trabajo mixto, porque han entendido que el éxito de sus logros se debe a la interacción y especialmente al complemento de ambos planetas, porque hombres y mujeres se entienden, comparten ideas, y aportan una cuota de personalidad y atributos bien definidos que hacen que los negocios más exitosos sean el logro de una compañía cuyos empleados se comprenden y respetan.

 

Así como es importante que dentro de una empresa, hombres y mujeres puedan conocerse bien a si mismos y a los demás, permitiéndose trabajar en conjunto y teniendo roles bien definidos, no debemos olvidar lo importancia de que una empresa posea un buen clima laboral, y para lograrlo es necesario que no sólo los empleados de sexo opuesto se relacionen bien y trabajen en equipo sino que además se necesita el apoyo por parte de las máximas autoridades, y ese apoyo no sólo debe ser en cuestiones laborales sino también en cuestiones personales, porque muchas veces los proyectos en las empresas no prosperan debido al desinterés por parte de las autoridades en cuestiones relacionadas con sus empleados.

 

Con todo lo desarrollado hasta el momento, se podría decir entonces que todo pasa por la comunicación y que ella es uno de los pilares más importantes para el buen funcionamiento de una compañía; y que además gracias a que halla una buena comunicación, libre de rumores, los empleados de una empresa trabajaran mucho más a gusto y se permitirán conocerse y aceptarse como pares para lograr en equipo los éxitos de su empresa, que además los llevarán seguramente a concretar sus logros personales, tanto dentro de la empresa como fuera de ella.

 

Por Yanina Iva
yanirrpp@hotmail.com

 


El contenido de las notas y artículos firmados no representan, necesariamente la opinión de RRPPnet, siendo exclusiva responsabilidad de sus autores.


 

 
 

 

 
 

Página Principal | Acerca de RRPPnet | Editora |Publicidad en el Portal| Contactos |


Desarrollado por:
NM Comunicaciones ™   © RRPPnet . Todos los derechos reservados.  Términos y Condiciones.